Mi absurdo poemario

Uncategorized

¿Donde?

Donde habrán quedado los poemas,
las lunas y las sonrisas,
donde habrá quedado el.

Intenta esconderse en esta
poesía que no cobija,
sin decimas ni rimas,
que ni es soneto,
y entre la prosa
y la brisa,
la risa… se la lleva el viento.

Donde anda esa musa
descarriada,
el poeta abandonado no la encuentra,
no se encuentra.

En qué tiempo en que hora,
ella es minuto y él es hora,
son momento que no se encuentra,
donde habrá quedado
todo aquello que cargaba dentro,
eso que no cabía en maletas
y solía amontonarlos en prosas
tan libres como sus pensamientos.

Será que quiere gobernarse,
volver a ser el,
quitarse el desastre y la destrucción
del paso de su voz,
palabra a palabra es para él un huracán,
reconstruyéndose,
la montaña no cede al viento,
pero el por ella, ya lo ha cedido todo.


El atajo

Ella existió por ahí en las tardes de verano,
se me hizo eterna escondiéndose en el otoño
hasta que finalmente antes del invierno
busco mis brazos, se cobijó en mí,
dibujo una historia,
loca, furiosa, sin forma ni futuro,
dibujo y arranco la hoja,
duro poco muy poco,
menos que los cubos de hielo
en el verano,
pero a mí me parecía eterno,
y yo creía que esa historia loca
tenia forma y futuro,
que más que embravecida de un momento
a otro seria amorosa, como las caricias
como sus labios,
mas sin embargo, yo no era
el destino,
solo un atajo en el camino,
y aunque su rostro me parecía de estrellas,
ese no era mi cielo,
ni esa boca era mía,
fui el por mientras de su espera,
cuando ella ya se había
convertido en todo,
me había ella encontrado,
pero no me estaba buscando,
y ella tenía alas
y la veo volar,
más que con tristeza,
aun le dibuja una sonrisa
a este rostro,
a este necio que no entiende
de puntos finales,
ni de besos en pausa,
que entiende poco de atajos
y caminos y le basta
con verse siempre una
vez en sus ojos.


De ti! nada

Hay historias así en las que uno puede darlo
todo sin encontrarse nada.

Historias que no se engarzan,
caminos que jamás
se cruzan.

Hay personas que se pueden
morir por alguien más,
dar la vida,
por que para algunos con
una sonrisa basta.

Aunque de ti nada.
De ti el silencio
sin la risa.

De ti no queda más que la herida.


El encuentro con la risa.

Deje decirle que encontrarme

con usted es encontrarme con la risa.

 

Que le devuelvo a sus palabras suspiros,

que me inquieta,

que me gusta saber de su rubor.

 

Que aunque la noche oculte
la luna, se de dos estrellas
que brillan y titilan para mí.

 

Sé que no está lejos, que me invita
a vivir en su sonrisa,
y que en una flor me da a saber que
tiene un corazón con alas.

 

Ansias de soñar son las que nos
cobijan y animan a encontrarnos,
como nubes que se abrazan

hasta volverse una sola.

 

Me recuerda a la frescura
y a la montaña, fresca como
agua clara me roba las amarguras
viejas mientras siembra
flores, la encontré sin buscarla.

 

El destino me trajo aquí,
quizá sea en usted donde
encuentre el hogar un alma
vagabunda, donde mi destino
descanse, sus ojos cada mañana
y cada noche, un principio 
y un fin. Usted y yo.


Mejillas rosadas

En algún lugar del mundo
hay una mujer a la cual yo ame,
cada noche a través de los años,
y la sigo amando cuando pienso
en sus mejillas rosadas.

Me la encuentro a veces en los suspiros,
y es una mariposa de alas abiertas.

Su sonrisa es manantial fresco,
y sus ojos se parecen a la esperanza.

La amaba entonces,
la ame tanto que me dura
aun el amor.

Se lo guardo. Por si reclama.

A veces como por casualidad,
nos encontramos en sueños,
la ultima vez estábamos frente
a frente y nos tocamos el rostro
como si fuéramos realidades,
y podíamos respirarnos.

Tantos años que han pasado,
como si fueran ninguno y
en ninguno te he olvidado,
te pienso como se piensan
los amores primeros,
me dejaste el corazón abierto,
pero no herido, melancólico
de tu fragancia, añorándote
como quien de ti
ha respirado amor,
se han quedado en mi
tus mejillas rosadas.


Hidalgo

Ando el camino bajo la lluvia,
el camino del hidalgo con sueños,
el camino a solas sin estrella
ni Dulcinea.

Andando el sendero de las
melancolías que dan hambre,
de la lluvia que da tristeza,
el mismo camino
que no va a ningún lado,
pero que sin embargo
me pone en todas las latitudes.

Camino sobre sueños,
cartas viejas y mojadas,
maltrechas de dudas,
soy como un cajón
lleno de cosas viejas.

Buscando entre lo viejo
y lo nuevo un atajo,
pero por alguna extraña
razón siempre me vuelvo
a encontrar con tus ojos,
con tus mejillas abultadas.

Camino lejos con pretextos
que me alejan tanto como
la rutina, y tus ojos
siempre me alcanzan.

Este camino de pies mojados,
un camino que  bajo la luna
conduce al mar, un sendero
que me camino solo,
como estrella fugaz
que muere al final del camino
así mismo es en el andar de
hidalgo,  que por lejos
un día el camino encontrara
el sitio.


Días como hoy.

A veces inmerso en estas distancias
vienes a la mente
como lagrimas a los ojos.

Te vuelves un nudo en mi garganta,
que me impide hasta nombrarte.

Pero te extraño, de la misma
manera que te amé,
de una manera que me quema.

No se por qué aun vives en mi,
he llegado tan lejos
donde tus mirada no me toque
y hasta ahí me haz mirado.

Con tanto que te quise,
días como hoy se que aun te quiero.

Que aunque lo quiera no te marchas,
que por lejos que vaya te llevo conmigo
aunque tu nombre me duela.


Dulce

Recordando a Dulce…

Me encontre con sus ojos negros,
y todas las veces que de ellos me enamore,
todas las veces que me dijo los ojos negros
no existen.

 

Pensando en ella recorde que entre
todos los sabores, no le gustan las cerezas,
que le gustan que sean felices aunque ella
no sepa como.

 

Encontre en la memoria que ella nunca
pudo contra la mirada de un perro triste,
que nunca era bastante pan para los pichones
de la plaza.

 

Acordandome de ella,
tambien me acordaba de mi,
con mis ojos que se hacian pequeños
en su luz.

 

Nunca resisti sus lagrimas,
y a veces me sonrio,
por que yo creia que no me queria,
y a su manera, como ella podia y
cuando podia me queria.

 

Recuerdo que las mañanas de los
lunes le pertenecian,
comprobe de primera mano
que es inolvidable,
y que no queria olvidarla,
durante dos años la soñe cada
noche, con cualquier pretexto,
y asi mismo con cualquier pretexto
la busque.

 

Y el perdon fue como una flor
que renace con la primavera,
y ella dejo que me viera otra
vez en sus ojos, ella me sonrio
otra vez, y aunque ni ella ni
yo eramos los mismos,
ella seguian sin gustarle
las cerezas, le seguia gustando
el vino tinto, y sus ojos que para
mi seguian siendo negros aun
son noches interminables.

 

Recordando a Dulce me doy cuenta
que no pierde esa costumbre muy suya
de ser inolvidable.

 

 


Noche (Hoy el blog cumple 3 años)

Noche clara, fría, de estrellas y

melancolías.

Añoranzas de otras noches,

nostalgia de los besos con amor,

en la brisa fresca parece haber

rastros de tu aroma.

Será quizá que habitas los rincones

de una soledad necia en recordarte.

Y cada noche encuentro pretextos

para pensarte, y no me atrevo

a contradecir a tu presencia,

cada ventisca es una caricia.

Y yo que aún me atrevo a ver al cielo,

y cuento cada estrella y cada estrella

le cuento de ti, como si ellas pudieran

entender de amor.

Son estrellas, brillantes y distantes,

que saben de amor, si nunca se vieron

en tus ojos, si jamás se tibiaron con tu aliento,

que sabrán de amor si no saben de ti, como yo se de ti.

Noche fría, como la distancia

que remarca la despedida,

tan contundente, que no hubo dudas,

esa noche, fue un adiós.


De Colima a Monterrey

La vida quiso que nuestros ojos
dejaran de verse como dejan de
quererse para siempre en las despedidas
de los amantes heridos.

 

Pero en tus ojos no había lágrimas,
tus ojos eran de estrella,
como desde hace tanto
lo han venido siendo.

 

Hace tanto que habías sido un recuerdo,
y de pronto te redescubro
envuelta en la misma sonrisa,
en esa sonrisa lejana de fotografías y distancia,
y yo mismo me adentre en tus espacios
y tus brazos, eran cálidos,
de sangre tibia,
eran lo que siempre necesite.

 

Y estabas ahí justo al centro entre un hola y adiós.

 

Por eso procure con toda mi alma
que una vez más te volvieras eterna.

 

Tus manos suaves y tu cabello rizo crespo,
tus ojos que hacían juego con la noche y tu risa con mi poesía,
una realidad que hizo pausa entre Colima y Monterrey,
donde ni tu ni yo,
pero por un instante los dos fuimos para siempre.


Kilómetros de vida

Sumando los kilómetros de mi conciencia,
he visto que he caminado muy lejos
y he llegado a los mares que
con su espumosa marea
acariciaron mis pasos en la arena,
la suerte me llevo a caminar a un
desierto de abundante sol,
he dado mis pasos entre montañas
y volado por encima de ellas,
caminado por calles empedradas,
y desde ahí ver respirar al volcán,
escuchar el rugido del jaguar
y el canto del quetzal, la selva
y pirámides, la selva y el bosque,
lagunas y lagos,
he visto la luna y las estrellas bajo distintos cielos,
me he visto en muchas miradas y habitado
en corazones cálidos y algunos fríos,
he vivido como eh querido,
pero aunque he estado en todos lados,
aun no he llegado a ningún lugar.


Huellas en la casa

Lo que son las cosas,
distan de lo que un día fueron.

 

Hay rastros de tu oscuridad por doquier,
lo que un día fue tu luz, hoy es una huella
por la casa, tan llena de tus silencios.

 

Aunque el tiempo ha pasado,
tus cosas aun me saltan de repente,
como sorpresas mal intencionadas.

A veces me pregunto si te niegas
a que te olvide.

 

Si de alguna forma te escondes
entre mis cosas y tus cosas,
para de alguna manera siempre estar presente.

 

No es que busque borrar
tus huellas,
quizá un poco soy tu cómplice,
y te ayudo a esconderte,
quizá por eso dejaste tus
huellas por que no querías irte
o yo quería que te quedaras.

 

Y te quedaste.

 

En los silencios,
en las sombras,
en tus cosas,
en mis noches,
en sueños tan innecesarios,
en mi lucha,
sigo intentando lograr las
conquistas que sé que te harán sonreír.

 

Huellas por la casa como un fantasma vivo,
es como si volvieras a escondidas a dar vida
a esta vida tan sin ti.


Al buscarte

Quería buscarte
hasta encontrarte,
si cuenta darme
que jamas lo haría.

 

Que no estas,
que no existes
en donde pueda
yo encontrarte,
eres estrella fugaz
que rápido pasa,
rápido olvido.

 

Eres una ilusión sin
desilusion,
desvelos sin causa,
labios de licor,
eres mar y yo
desierto,
como íbamos a
encontrarnos
entres pretextos
tan abismales.

 

Tu tienes un
mundo bajo los pies,
un mundo por descubrir,
yo, yo simplemente
creí que te había encontrado.

 


Mil kilometros de viaje redondo por recuerdos hondos

Viaje mil kilometros
atraves de tus recuerdos,
camine de prisa
cada uno de tus pasos,
entre tristezas y calles
lluviosas,
lluviosas como la ultima vez,
mire ese cielo sin ti tan gris,
el camino entero me parecia una
herida, montañas y senderos, a solas
sin mi complice favorita,

viaje lejos muy lejos
pensando que tu recuerdo no
me alcanzaria,
me fui pensando que las nuevas caras,
que los nuevos te quieros,
los te extraños, los te necesitos,
acallarian tu voz dentro de mi,
pero gritas alto y yo quisiera poder
admitir que te necesito
camine mil kilometros y regrese
otra vez por cada uno de esos kilometros,
y cada kilometro tenia un recuerdo de ti,
cuanto y cuan lejos juntos
caminamos,
quise llorar,
quiero contigo
andar una vez mas.


A diario

Te escribiré un poema a diario,
uno que se vaya comiendo
las horas en que no estas,
que lo llene todo de ti,
un poema con el que te
encuentres a tu regreso
cada noche.

 

Te escribiere a diario,
para que poco a poco
cada verso se vaya
comiendo las horas en
que no estas,
para que poco a poco
me vayas queriendo.

 

Donde cada letra
hable de ti,
y cuando en la noche
nos encontremos
sea en tu sonrisa.

 

Y nos olvidemos
de las horas vaciás,
donde yo camine tu día
en tus labios.

 

Donde me pidas hacer te
olvidar las horas sin mi,
donde busques en mis brazos,
pretextos dulces para
construir noche a noche
el poema del mañana.


Estrellas

Amante de la noche soy,
con cada uno de sus matices,
entre las cosas de la noche
que mas atrae mi atención
son las estrellas,
brillantes y lejanas,
cuando comencé a observar la noche,
hace muchos años ya uno se maravillaba
viendo como algunas de esas
estrellas se desprendían del cielo
y se aprecian de pronto alcanzables,
y corrimos bajo el cielo detras de aquella
estrella fugaz que desaparecía rápido,
un espejismo. No, un estrella que
cae, es una estrella rota, que brilla,
que puede parecer atractiva,
pero cae, no brillara mas,
no es guia, te pierde en la
penumbra,
te saca del camino, aprendi
quiza no hace mucho tiempo,
que esas estrellas no se
persiguen, por que de tan rotas,
acabas roto tu también,
cuento esto,
por que siendo sincero,
te me pareces una estrella,
no seas mi estrella fugaz,
pero se mi cruz del norte,
se horizonte y guia,
mi luz de alta mar,
una ultima esperanza,
se dulce verdad.


Tres años

Me atrapaste desde el primer día con tu sonrisa,
seguí tus pasos cuando dejaste mis brazos,
te veo llegar cada día mas lejos.

Por que la meta que tengo es quitar cada piedra en
tu camino, no quiero verte caer,
pero si lo hicieras quisiera ser yo la mano
la que te ponga en pie.

Me enseñaste lo que es el verdadero amor,
el que no se asoma a la cartera, ni a cuerpos
perfectos.

Eres mi estrella de plata,
mi esperanza,
lo eres todo, princesa,
y apenas tienes tres años.


Lo mas bello

Que es mas bello, hacer poesia,
o hacer el amor?

Que labor puede ser mas noble,
si no la poesia!

 

Sin embargo no es verdad que no
hay nada mas generoso que el amor.

 

Es que el amor es autentico, espontaneo,
pero la poesia tambien.

 

Que es mas bello entonces?
Llamarte o acariciarte.

 

En mi opinion lo mas bello es verte a los ojos,
encontrarte cada poesia que escondes
a lo largo de tu sonrisa.

 

Pero sin duda lo mas bello tienes que ser tu,
dado que no encuentro mas forma de encontrar el
amor que buscandolo en ti.

 

Por todos los lares de tu piel,
entre las poesias humedas de tu entre pierna,
y casi siempre en la cancion de tu risa.

 

Perdido entre poesia y amor,
en el laberinto de tus pechos
que son refugio a los frios inviernos
de cada soledad.

 

He me aqui afuera adentro,
indeciso entre tu y contigo,
si hay un motivo,
seguro haz de ser tu.

 

Nada mas bello que tu,
por que si lo hubiera
amaria algo menos bello,
te amaria siempre a ti,
aunque no fueras el amor
y no fueras poesia,
quiza te querria de otra manera,
pero se que te amaria.

 

Aunque ya no fuera dentro de tu sonrisa,
quiza te amaria aunque estuvieras distante,
quiza entonces seas otra forma de amor.


Lejos

Lejos de aqui tambien sale el sol,
brillan lo mismo luna y estrellas,
se puede respirar, lejos de aqui hay
tambien un cielo y nubes,
lluvia y viento, y caminos
que conducen hasta llegar,
cafe y pan con mantequilla,
agua caliente en invierno
cerveza helada en verano,
atardeceres lindos de rojos
crepusculos, un millon de ojos
en los cuales buscar mi reflejo,
millones de sonrisas
que me iluminen,
existe el otoño con sus
fotografias de arboles tristes,
en la lejana distancia a donde ire,
habiendolo todo, siempre
haras falta tu.


Lo que dura la vida

La noche mas inmensa
no dura mas alla de lo que
duran las botellas de vino
que se van quedando secas
con la tristeza.

 

En la vida aprendi dos cosas.

El amor en un libro de Neruda,
el desamor lo aprendi contigo.

 

El suspiro mas intenso no
viene de la ilusion,
viene de la rabia
que precede las despedidas.

 

Si me preguntas aun creo
que eres estrella y luna,
mar y brisa,
aunque mis manos
ya no recorran tu cuerpo,
aun me acompañas por las noches.

 

Aunque deteste admitirlo
aun son tuyas mis sonrisas,
aunque me duela
tus sonrisas ya no estan.

 

Por eso la vida me va durar
lo que me dure esta botella de vino,
tinto como la sangre,
lambrusco de pasion y bravura,
tan breve como la ultima despedida.


Fuiste el amor

El amor eran tus ojos,
eran los sueños,
eras el cielo mas azul
y la mas terrible tormenta,
eras los atardeceres rojisos
y toda esperanza,
eras el poema de mis noches
y el fin de toda caricia,
eras mis desvelos
y mi razon para luchar,
mi razon para ganar,
aun cuando quiza no
lo haya logrado,
eres mar inmenso
donde naufrago mis ideas,
el deseo de olvido,
eres lo restos de un marginal
anhelo, siendo que un dia
fuiste el amor


Nos encontraremos

Oye mi amor,
esta la noche callada,
y el destino puesto,
te espera el camino,
pero antes tu cabeza en mi hombro,
regalame cinco minutos para
soñar te,
dejame acariciar tu cabello,
te marcharas lo se,
pero antes quedate entre mis brazos,
roba le el sentido al silencio
con una sonrisa,
el camino nos va separar esta noche,
pero nos encontraremos
alguna vez en tu risa.


La herida

Pidiéndole a la noche que no existieras,
rasgarte de la memoria hasta no encontrarte,
pero existes, pero te recuerdo.

 

Tratando de no amarte,
buscando ojos cualquiera que borren tu mirada,
pero te amo,
tu mirada no se borra.

 

Cuento las razones para odiarte,
las encuentro en cada día,
pero no te odio,
mas sin embargo dueles como la mas viva herida.

 

Caminando para dejarte atrás,
siempre apareces delante de todas las cosas,
con cualquier pretexto.

 

Dueles como duele la risa,
como hieren los desaires como hieres con la ausencia,
dueles toda tu, eres mi herida.


Suficiente

Ser feliz a menudo es una odisea contra el capricho de dioses y destino, una lucha contra uno mismo, contra los miedos, ser feliz es mas complejo que una llana sonrisa, algunos les cuesta la vida, los hay quienes se resignan.

 

Ser feliz no es cualquier cosa, es un poco mas que dormir y despertar en paz, es como cuando uno aun con las manos vacias no le falta nada, sin embargo no es ni el conformismo ni el optimismo es algo mas, mas allá.

 

Tampoco la felicidad se logra teniéndolo todo, la felicidad puede caber es una canción pero no es tan pequeña no se puede medir, no al menos en estas dimensiones, digamos que la felicidad, puede ser la ausencia, la presencia, en marcharse o quedarse, puede estar en cualquier lugar, en cualquier gente.

 

A veces e imaginado que esta en mi, casi la he podido sentir, y hasta creo tiene un aroma como a ternura.

 

La felicidad sin embargo no puede definirse, ni resumirse a tal o cual cosa o sensación, para algunos sera fácil ser o creer ser feliz sin embargo,

ser feliz a veces es mas complicado de lo que parece, pero casi siempre contigo es suficiente.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 467 seguidores